Los veranos serán más calurosos y secos de lo normal en toda España

Posted on

España afronta este verano que comienza este martes, a las 11:14 horas, con sequía meteorológica y una previsión estacional “fuerte”, que indica que el próximo trimestre será más seco y caluroso de lo normal, tras una primavera “muy cálida” y húmeda. según prevé la Agencia Nacional de Meteorología (AEMET) (1).

Durante una rueda de prensa para elaborar el balance estacional de AEMET, sus portavoces, Rubén del Campo y Beatriz Hervella, han destacado que las previsiones para el verano de 2022 son “muy estables” y han afirmado que julio, agosto y septiembre serán los más secos de toda España y con “fuerza los más grandes” en el interior y norte peninsular.

En cuanto a la temperatura, indicaron que existe una “alta probabilidad” de que la temperatura promedio sea más cálida de lo normal en comparación con el período de referencia 1981-2010, porque estiman con alta probabilidad que la temperatura promedio trimestral sea igual o superior. .

De esta forma, Hervella destaca que el escenario más probable es que la temperatura media de estos tres meses sea al menos 0,5ºC superior a la normal, aunque puede ser superior según la región. Por ejemplo, en el valle del Guadalquivir la media de un trimestre puede ser de 27ºC.

Además, el verano llegó tras una ola de calor “fuerte, extensa y temprana” y toda la Península se enfrentó a condiciones de sequía y escasez meteorológica de agua.

Del Campo explica que la primavera (marzo-mayo) tiene una temperatura media de 12,8ºC, 0,7ºC más cálida que el periodo de referencia, lo que convierte a 2022 en la novena primavera más cálida del siglo XXI y la 12ª más cálida desde 1961.

Eso sí, marzo y abril tienen un carácter frío — 0,6ºC y -0,3ºC– mientras que el mes de mayo tiene un carácter muy caluroso. Lo más importante de la primavera, según un portavoz, son las últimas heladas que deja el episodio frío de principios de abril. De hecho, los días 2 y 3 de abril son los más fríos de España desde 1950, aunque ninguna estación de la red principal batió el récord de primavera, ni siquiera en abril. Es la primera vez desde que hay datos de que Córdoba y Murcia no alcanzaron los 10ºC en abril.

Anomalías térmicas península media en primavera

Por su parte, Mayo enumera episodios de temperaturas “muy cálidas” entre los días 20 y 22, dejando así el 21 aniversario del que, en el conjunto de España, ha sido el día más caluroso de mayo en al menos 72 años, desde 1950. “Es que episodio más potente de lo que ha sido increíble en 2015”, comenta Del Campo.

En cuanto a las precipitaciones, la primavera de 2022 tiene carácter pluviométrico, con 189 litros por metro cuadrado, un 12 por ciento superior a lo normal. Durante meses, marzo fue muy lluvioso; abril lluvioso y mayo muy seco. Sin embargo, las precipitaciones son irregulares, debido a la primavera “seca o muy seca” en el norte peninsular, en el oeste de Castilla y León y en el noreste de Castilla-La Mancha.

Por el contrario, es húmedo o muy húmedo en el noreste de Cataluña; Andalucía, resto de Castilla-La Mancha, Madrid y Castilla y León central. Mientras tanto, es “muy húmedo” en la Comunidad Valenciana, la Región de Murcia y el este de Andalucía.

Si bien las lluvias primaverales, que contribuyeron a reducir el déficit pluviométrico acumulado en el año hidrológico (iniciado el 1 de octubre de 2021), hasta el 14 de junio de 2022 las precipitaciones fueron una cuarta parte inferiores a lo normal (25%), lo que provocó esto. La formación pluviométrica es el sexto año hidrológico más seco desde 1961 y el tercero en el siglo XXI.

Las lluvias de marzo y abril ayudaron, pero no lo suficiente, a hacer frente a la situación de acumulación de sequías meteorológicas con la que España acabó la temporada -entonces el déficit alcanzaba el 42%-. De esta forma, el conjunto del país vivió sequía meteorológica en enero y afronta ahora un verano en condiciones similares en todas las cuencas representativas excepto en el Júcar y el Segura, que sufrieron sequía meteorológica el 31 de mayo de 2022.

En concreto, en esa fecha descendió el índice SPI (Standard Precipitation Index en inglés), por lo que aumentaron las sequías meteorológicas en todas las cuencas acumuladas excepto en Guadiana y Sur, donde aumentó el SPI, y en Guadalquivir, Pirineos Orientales y Júcar, donde mantenido estable.

En definitiva, tras una primavera húmeda pero muy cálida que ha experimentado olas de calor en los últimos tiempos, España afrontará un verano con sequías meteorológicas y una previsión mensual fiable que promedia 0,5ºC más de lo normal y tendrá. Las precipitaciones fueron inferiores a lo normal para el período.

Referencia
  • (1) España afronta un verano con sequías meteorológicas, a pesar de las lluvias primaverales. Agencia Nacional de Meteorología (AEMET)